Neuroética: Informe de la Conferencia Nueva Frontera

Issues: 

Traducción: Alejandro Field

 

Nada es seguro

“Nada es seguro”, dijo Raúl Álvarez al final de una entrevista en la noche de apertura de la conferencia de CBHD sobre neuroética. Había estado contando a los participantes de todo EE.UU. y media docena de otros países acerca de su hermano menor, Mario. Mario ha quedado con una severa discapacidad neurológica debido a lesiones cerebrales traumáticas que sufrió en un accidente en marzo de 2000.

La historia de su cuidado médico, de los temas éticos enfrentados, del proveedor de salud que sigue demandando a la familia por facturas que deben ser pagadas por organismos del gobierno, del abogado que ha brindado asistencia gratuita, del extraordinario compromiso de la familia que está con Mario 24 horas al día, 7 días a la semana, provocaron lágrimas en algunos. Invitado a compartir un mensaje final, Raúl nos recordó a todos las ineludibles incertidumbres de la práctica clínica, a veces acerca del diagnóstico, pero siempre sobre el pronóstico. La familia quería enfatizar ante los profesionales la importancia de la esperanza; ciertamente ellos mismos habían vivido y obrado según ese principio.

Esa extensa entrevista vino después de una cálida bienvenida del Dr. Greg Waybright, Presidente de Trinity International University, en Deerfield, Illinois, en cuyo centro universitario se llevó a cabo la conferencia, como siempre, y una introducción sobre el alcance del concepto de neuroética, por el Dr. Bill Cheshire, que lidera el grupo de trabajo sobre neuroética de CBHD.

En la segunda sesión de esa noche, el teólogo Scott Rae contestó la pregunta “¿Cuánto cerebro necesito para ser humano?”, confirmando que, mientras estamos vivos, todos somos seres humanos. Siguió explicando que, sin embargo, en algunas situaciones clínicas no se deduce necesariamente de esto que tenemos que ser mantenidos con vida a toda costa. Las cuestiones sobre la alimentación por sonda en las personas que están permanentemente inconscientes fueron abordadas más tarde en otra plenaria y en una presentación de ponencias paralela.

Cómo estimular la capacidad mental

El viernes por la mañana, el Dr. Cheshire comenzó a contrastar la terapia y el mejoramiento en una sesión entretenida y sumamente visual sobre “Cómo estimular la capacidad mental”. Pocos olvidarán sus cuatro categorías de estimulación: el “burbujeo” (varios productos registrados que dicen, sin evidencia objetiva, que mejoran la cognición); la “yapa” (una discusión fascinante sobre el café, el té y sus historias); el “sacudón” (categorías más leves de medicación sólo con receta), y el “shock” (categorías aún más fuertes). Finalizó contrastando la medios y los fines del automejoramiento químico (donde nunca podemos estar seguros de lo que estamos haciendo; nada es seguro), con el objetivo de crecer espiritualmente como discípulos de Cristo.

Esta disertación fue seguida por otra de un psiquiatra y especialista en cuidado paliativo, el Dr. Jarry Richardson, que exploró en profundidad el uso generalizado de Prozac y Ritalin. Compartió algunas experiencias personales, que fueron de ayuda para varios de los asistentes.

Tiempo libre y películas

Hubo más tiempo libre planeado en la conferencia de este año, pero había opciones de grupos de relacionamiento específicos por temas y presentaciones de ponencias paralelas alrededor del horario de almuerzo y las primeras horas de la tarde. En cualquier momento uno podía elegir entre seis ponencias, y se consideró una amplia gama de temas en reuniones orientadas al público. Hay disponibles para la compra grabaciones de audio de todas las ponencias paralelas.

En “Hollywood Bioethics” (La bioética de Hollywood), un panel con perspectivas interesantemente complementarias consideró clips de tres películas recientes de difusión general. Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Olvídate de mí) fue la muestra principal. Una clínica médica muy convincente en el futuro no demasiado distante ofrece borrar los recuerdos dolorosos, y una pareja que se separa y pasa por este proceso individualmente para borrar todo recuerdo mutuo es seguida. El estilo del director hizo que fuera difícil de seguir pero gratificante, y la película completa fue exhibida posteriormente a un público de más de 60 personas como una actividad opcional el viernes por la noche.

50 First Dates (50 primeras citas) usó de la comedia, a veces alocadamente, para analizar temas relacionados con la pérdida de memoria de corto plazo luego de una lesión en la cabeza. Una de las panelistas la describió como una “gran película para chicas” que usaría ciertamente en su grupo de bioética de debate de películas. Luego de una breve introducción, un breve clip de The Final Cut (La memoria de los muertos) analizó el uso de la neurotecnología para reescribir la historia personal y producir una película expurgada que puede reemplazar un funeral. Es interesante que Hollywood a veces está muy por delante en la curva al plantear temas relacionados con la dignidad humana en la bioética.

Tiempos cambiantes

El tercer día, la enfermera investigadora Cindy Province consideró: “Coma, ¿hay alguien en casa?” y, de nuevo, “no hay nada seguro” sería una forma de resumir los muchos errores que cometemos en el diagnóstico y el pronóstico. El abogado de planificación de patrimonios Jason Havens, de Christian Legal Society, una de las cinco entidades copatrocinadoras de la conferencia, dio asesoramiento legal práctico y útil acerca de temas de capacidad para clínicos y cuidadores. Estos consejos pueden resumirse como: “Háblelo anticipadamente y designe a alguien para que hable (si alguna vez fuera necesario) por usted.

Luego de más opciones de grupos temáticos y ponencias paralelas, la conferencia finalizó con una inspiradora actuación en pareja titulada “Tiempos cambiantes”. Primero, el hijo, el Dr. Tom Pellegrino, un neurólogo de Virginia, analizó cuatro enfermedades neurológicas comunes y los avances que se han logrado recientemente en su tratamiento. Introdujo las implicaciones éticas de algunos de estos avances, antes de pasar la posta a su padre, el muy conocido Dr. Ed Pellegrino. Entre sus muchas designaciones, el Dr. Pellegrino es uno de los miembros destacados de CBHD pero, por supuesto, es conocido mundialmente como Presidente del Consejo para la Bioética del Presidente de EE.UU. Centrando su exposición en la conciencia, analizó los cambios en la ética durante su propia vida, cuando la “ética médica” fue reemplazada por la “bioética”. Hubo mucha chispa y sabiduría en una presentación cuidadosamente considerada, que finalizó aptamente con una ovación de pie para un hombre que personifica el reconocimiento del lugar central de la dignidad humana en la bioética.

Si bien la expresión “nada es seguro” casi siempre es cierto en la medicina y el cuidado de la salud, los muchos cristianos presentes, de muchos trasfondos diferentes, vieron su confianza en la verdad eterna y la esperanza que da fortalecidas durante tres días fascinantes. Los CDs de audio de todas las sesiones plenarias y de todas las presentaciones de ponencias paralelas están disponibles para la compra en nuestro sitio Web: www.cbhd.org.

Un futuro apasionante

Alrededor del 40% de los participantes de la conferencia asistieron por primera vez, y muchos comentaron que la edad promedio se había reducido. Hay planes apasionantes para estimular e interrelacionar a una cantidad creciente de grupos de proyecto especiales, para mantenerse a la delantera en la curva de temas bioéticos, y para comunicar el mensaje de la dignidad humana más ampliamente.

Ya estamos haciendo planes para la conferencia del próximo año, y les pedimos que marquen su calendario ahora para reservar las fechas: 12 al 14 de julio de 2007.

 

Podcast Episode: 
22